Real Office

El futuro del empleo es ahora: seis beneficios del trabajo híbrido

Según una encuesta para empleados de McKinsey & Company que se realizó a nivel internacional entre diciembre de 2020 y enero de 2021, el 52% de los trabajadores prefieren un modelo de trabajo más flexible después de la pandemia.

La experiencia con el trabajo híbrido ha superado las expectativas, y por ende ya no está tan estigmatizado como antes y cuenta con mucha aceptación social. De hecho, lo que antes se veía como privilegio de unos pocos ahora muchas personas lo consideran un derecho. Incluso se tiene una percepción negativa de las empresas que no ofrecen esta posibilidad de forma proactiva.

El trabajo híbrido ha demostrado muchos aspectos positivos que pueden potenciarse por medio de un workspace eficiente, inspirador y adaptado, como están ofreciendo ya compañías líderes en el sector de oficinas como Colonial y Utopicus.

Entre los beneficios de este modelo, destacan:

Mayor flexibilidad y mejora de la conciliación. El trabajo híbrido permite adquirir un mayor equilibrio entre la vida personal y profesional. Esto se relaciona con la cultura de la confianza y el compromiso. Para que esta sea sana y ágil, las empresas deben confiar en que los empleados son capaces de autorregularse como adultos y desempeñar sus funciones de forma eficaz y eficiente, sin exigir tiempos precisos o métodos demasiado rígidos; a la vez que disponen de tiempo de calidad para estar en familia y desconectar.

Conexión humana. Las interacciones sociales que se dan en una oficina, y especialmente en un espacio de trabajo flexible donde existe la posibilidad de interactuar con personas de otras empresas y sectores, tienen un impacto muy positivo en la salud mental, el engagement, la comunicación y la colaboración. El contacto humano es indispensable, es fuente de aprendizaje, creatividad e inspiración. Y el contacto real cara a cara potencia los vínculos y la empatía y facilita la colaboración. El modelo híbrido permite obtener lo mejor de ambos mundos: los beneficios de sociabilizar y colaborar en persona y, al mismo tiempo, la oportunidad de trabajar en remoto en tareas o proyectos que requieran un enfoque individual.

Las cifras del estudio 2021 de VMware sobre el trabajo híbrido, The virtual floorplan: New rules for a new era of work, lo respaldan: el 75% de los encuestados afirma que su conexión personal ha mejorado con al menos algunos empleados, el 67% afirma que la colaboración en su organización ha mejorado y el 61% dice que se siente más valorado por sus compañeros.

Mayor satisfacción y productividad. Al tener más flexibilidad, los empleados presentan también mayor autonomía, lo que se traduce en mayor satisfacción y bienestar. Numerosos estudios han demostrado que los empleados felices obtienen una mejora notable en sus niveles de productividad y rendimiento.

Mejora de espacios. En este tipo de modelos, se suelen incorporar una mezcla de espacios versátiles que respondan a las necesidades de los equipos y las diferentes tareas, como: mesas para trabajar de pie, lounges con ambientes relajados para descansar y desconectar, cabinas insonorizadas para reuniones telefónicas y áreas de coee break donde mantener charlas informales.

Mejora de la cultura empresarial. Sin duda esta es una de las principales preocupaciones de los directivos: ¿significará el trabajo híbrido el fin de la cultura de la empresa? Nada más lejos de la realidad. El trabajo híbrido permite a los empleados cambiar entre varios entornos de acuerdo con sus necesidades y objetivos. Como resultado, cuando vayan al lugar de trabajo, se sentirán más impulsados y comprometidos por un propósito al hacerlo.

Bienestar emocional. Como consecuencia de los beneficios anteriores, con el modelo de trabajo híbrido se produce un aumento del bienestar emocional. Los empleados tienen más capacidad de manejar el estrés y hacer frente a nuevos retos, se adaptan mejor a los cambios, construyen relaciones más sanas, consiguen equilibrar el trabajo, el ocio, la actividad física y el descanso, se sienten más satisfechos y entusiasmados y sienten más confianza en sí mismos.

En un modelo de trabajo híbrido los empleados eligen cómo y desde dónde quieren trabajar. Cada modelo será distinto dependiendo de las necesidades de cada empresa, pero para que la implementación tenga éxito el común denominador serán las personas: su flexibilidad, colaboración y la generación de nuevas ideas.

Psicóloga especialista en autoestima, liderazgo y desarrollo personal

a

Magazine made for you.

Featured:

No posts were found for provided query parameters.

Elsewhere: